viernes, 29 de marzo de 2013

ESPECIAL DE NAVIDAD 2012

Era un bonito día de invierno y mientras ordenaba la habitación, me encontré un extraño anillo debajo de la cama y me lo puse para ver qué tal me quedaba. Cuando intenté quitármelo, me di cuenta de que no había manera de sacármelo del dedo; ni lavándome las manos ni nada. 
???: ¡¡Qué contenta estoy de haberlo encontrado!! ¡Desde hace horas recorro el mundo buscándolo!
Andrea: ¡¡¡AAAAHH!!! ¿¡Pero qué es eso!?
???: ¿"Eso"? Sólo es un reno
Andrea: ¡No hablo del reno, sino de ti!
???: ¿Yo? ¿No es evidente? ¡Soy un duende de la Navidad! ¡Yo ayudo a Papá Noel a preparar su trineo para el 24 de Diciembre! ¿Me llamo Tije, y tú?
Andrea: ¿Tije? Es un extraño nombre...
Tije: ¡A mí me gusta! ¡Y, por cierto, es mucho mejor que el tuyo!
Andrea: ¡Pero si aún no te lo he dicho!
Tije: Los humanos siempre tenéis nombres un poco feos. ¡No me hace falta conocer el tuyo para contrastarlo!
Andrea: ¿Crees que Andrea es feo?
Tije: ¡Digamos que prefiero Tije!
Andrea: (Pues yo prefiero Andrea y con H mejor)
Tije: ¿Quieres darme el anillo? Es un regalo para un amigo mío que no se encuentra muy bien, se me cayó mientras viajaba.
Andrea: El problema es que no consigo quitármelo...
Tije: ¡Eso no es un problema! ¡Te voy a llevar conmigo!
Andrea: ¡¿QUÉ?!
Tije: ¡Sólo quiero enseñarle el anillo a mi amigo, si este está en tu dedo no pasa nada! ¡Y así podrás ayudarme si eso no le anima! ¡Ven!
Me tendió la mano y se la cogí sin dudar. Como pensaba que se trataba de un sueño, no creía que me pasara nada así que, decidí ir a la aventura.
Tije: ¡Vamos allá! ¡Ante todo no sueltes mi mano! ¡Podrías caerte al vacío!
Andrea: ¿¡Hein!? ¡Espera!
Pero salimos por la ventana antes de que pudiese protestar.

No tuve tiempo ni de admirar el paisaje, todo iba tan rápido que no conseguía ni distinguir las formas, tan sólo los colores. Y cuando todo se volvió blanco mi mano se soltó de la de Tije.
No debíamos viajar muy alto, no me hice daño cuando caímos en la nieve. Sin embargo me estaba muriendo de frío. No cabía duda de que era un lugar precioso, pero hacía muchísimo frío. Decidí buscar un lugar calentito si no quería acabar enferma. Llegué a una especie de almacén dónde había arneses, collares, cepillos, un armario lleno de golosinas...
Seguí andando hasta que llegué a unos establos.
Andrea: ¡¡Que bonitos son!!
Había renos de diferentes tamaños en los compartimentos de madera. Sus nombres estaban escritos en unas pancartas muy monas... Cometa, Cupido, Bailarín... Esos nombres me sonaban muchísimo
Andrea: Anda, ¿estás solo?-le dije cariñosamente a un reno que estaba tumbado y parecía triste
Tije: ¡Aquí estabas! ¡Maldita sea, me has asustado! ¡Menos mal que habíamos llegado!
Andrea: ¡Tije! Lo siento, tenía el brazo entumecido...
Tije: No me sorprende, no vas muy abrigada... Ten, ponte esto. ¡Es una prenda de los duendes, y calienta mucho más que cualquier tejido humano!
Tije me regaló un traje de reno, que al ponérmelo, me sentí como si fuera Chopper de One Piece.
Andrea: ¡Muchas gracias! ¡Es bonito!
Tije: ¡No hay de qué! ¡Al fin y al cabo, si quiero que me ayudes, es importante que no estés tiritando!
Andrea: ¿Ayudarte? Ah sí, tengo que enseñarle el anillo a tu amigo...
Tije: ¡Sí, por favor! Es él.
Andrea: ¿Quieres que se lo enseñe al reno?
Tije: ¡No es un reno cualquiera! ¡Es Rudolf, el reno que encabeza el trineo de Papá Noel! En este momento no se encuentra muy bien. Normalmente su nariz brilla con una bonita lucecita roja, como la del anillo. Pero desde hace un tiempo, su nariz no brilla para nada, y no consigo saber por qué...
Andrea: ¿Y creés realmente que enseñándole una anillo que parpadea, va a sobreponerse?
Tije: No se me ocurría nada mejor. ¡Enséñaselo ahora!
Le enseñé a Rudolf el anillo que aún tenía la lucecita roja. En cuanto giró la cabeza, el anillo dejó de brillar-
Tije: ¡Oh, no! Esto tampoco funciona... ¡No sé que hacer, sin Rudolf el trineo no podrá partir, y hoy es Nochebuena! Ojalá supiese lo que le pasa...
Andrea: Quizás sólo esté enfermo...
Tije: No, en absoluto. El veterinario ha confirmado que goza de buena salud... Es su moral lo que está por los suelos. ¿Se te ocurre algo para que se anime? Yo no he conseguido nada...
Andrea: ¿Y si le acicalamos?
Tije: ¿Acicalarle?
Andrea: ¡Sí! ¡Ponerle guapo! Lavarle, cepillarle, hacer que destaque... ¡Seguro que le gusta!
Tije: ¡Ohhhh, no es en absoluto una mala idea! ¡Encontrarás todo lo que necesitas en el almacén! Tenemos un montón de cosas allí. ¡Necesitarás un cepillo, un cubo y una esponja suave para no estropearle el pelo!
Andrea: ¡Vale, voy a buscar eso ahora mismo!

Cogí todo lo necesario para poner guapo a Rudolf y volví corriendo al establo.
Andrea: ¡Ven Rudolph! ¡Vamos a ponerte guapo!
Comencé a lavar a Rudolph. No estaba sucio, así que intenté masajearle al mismo tiempo para que "sirviese" de algo. A continuación le peiné en el sentido del pelo. No parecía disgustarle.
Andrea: ¡Estás maravilloso! ¡Las hembras de aquí se van a quedar boquiabiertas!
De repente, su nariz empezó a brillar pero tan rápido cómo se iluminó, se volvió a apagar.
Tije: ¡Está magnífico! ¡Parece que hayas hecho esto toda la vida!
Andrea: ¡Gracias! Pero no ha bastado para animarle...
Tije: ¿Tienes otra idea?
Andrea: ¿Hacerle reir?
Tije: Rudolf es muy bromista... Podría funcionar, pero no se me ocurre qué podría hacerle reír.
Andrea: ¡Podríamos intentar gastarle una broma a alguien para que lo vea!
Tije: Seguramente... Es tu idea, así que te dejo planearlo sola... Realmente no puedo darte ningún consejo.
Andrea: De acuerdo, sin problemas. Encontraré algo divertido para que se divierta.

Fue al almacén para ver si encontraba alguna cosa para hacerle reír, pero solo encontré una bolsita con polvo dorado. Cuando comprbé su olor, me puse a estornudar sin poder parar. Cuando la nariz dejó de picarme, guardé la bolsita en el bolsillo.
Andrea: ¡Mira Rudolf! ¡Qué gracioso! -dije mientras sacaba el polvo de mi bolsillo
Tije: Entonces, ¿has encontrado algo?
Andrea: ¡Argh! ¡No aparezcas así de la nada! ¡Me has asustado!
Del susto, la bolsita se me cayó y fue a parar en la nariz del reno de Tije.
No pude aguantarme la risa y empecé a desternillarme viendo al reno estornudar. Tije se cayó debido a los sobresaltos que daba su reno. Le costó mucho volver a subirse a él y el reno tardó bastante en dejar de estornudar. Pero Rudolf contempló la escena con aire hastiado...
Tije: ¿¡Por qué has hecho eso!?
Andrea: ¡No ha sido mi culpa, me has asustado!
Tije: ¡Podrías haber tenido más cuidado! Y ni siquiera has conseguido hacer reír a Rudolf... ¡Pués sí que ha merecido la peña dañar a mi reno!
Andrea: No lo he dañado, sólo ha estornudado...
Tije: Tienes otra idea? Preferentemente una mejor que esta...
Andrea: Prepararle su plato favorito
Tije: No es una mala idea, en absoluto! ¡Me sorprende que no se me haya ocurrido! A Rudolph le gustan mucho las galletas, especialmente las que tienen forma de muñequitos. Creo que tenemos guardadas en alguna parte...
Andrea: Entonces voy a intentar encontrarlas.

Fui al almacén y traje una caja llena de galletas.Parece que Rudolf no es el único al que le gustan las galletas! Los demás renos también las miraban con ganas. Les di a los renos que parecían querer, y se pusieron muy contentos!
Andrea: ¡Toma Rudolf! ¡Galletitas! ¡En forma de muñeco, como a ti te gustan!
Rudolf miró la caja pero giró la cabeza y ni las tocó.
Tije: ¡Oh, no! ¿No ha comido?
Andrea: No...
Tije: No sé qué más podríamos hacer... Lo hemos intentado con su plato preferido, y no quiere, le hemos acicalado y como si nada... Empiezo a desesperarme...
Andrea: ¿Sabes qué? Mientras que le acicalaba, su nariz se ha puesto roja.
Tije: ¿¡En serio!?
Andrea: Sí, cuando le he dicho que iba a llamar la atención de todas hembras del lugar. Puede que simplemente se sienta solo... Los demás renos están de dos en dos, un macho y una hembra... ¡Quizás también quiera una compañera!
Tije: ¡Oooooh sí! ¡Sí! ¡Sí! ¡Estoy segura de que es eso! ¡Rudolf es el único que no tiene pareja! ¡Hay que encontrarle una pareja! ¡Seguro que después se encontrará mucho mejor!
Andrea: ¿Hay más renos en el establo?
Tije: No... Sólo los de Papá Noel. ¡Vamos a tener que encontrar otros! ¡A veces fuera se ven algunos en libertad!
Andrea:¡Voy a intentar traer una entonces!
Tije: ¿Cómo piensas lograrlo?
Andrea: Voy a capturar uno
Tije: ¡Buena suerte!

Volví de nuevo al almacén para ver si había alguna cosa que me sirviera para atrapar a una reno. Encontré una pinche bolita con una etiqueta en al que ponía "la mejor forma de capturar animales salvajes". No sabía como funcionaba esa bola pero me daba igual, el caso es que tenía una bola y....no sabía cómo usarla xD.
Salí del almacén (que estoy harta de tener que ir y venir al mismo sitio todo el rato) y de repente empezó a sonar la sintonía de cuando aparece un pokémon salvaje.
Andrea: ¡Oh! Una reno hembra salvaje ha aparecido! Adelante pokéball!!!
Le lancé la bola, al estilo de pokémon, pero la bola se estrelló en us piés y no pasó nada. En ese momento me sentí como Ash en el primer capítulo cuando le lanzó una piedra a Spearow.
Andrea: No es muy efectiva... Oh no!! La reno salvaje ha huido!!
Tije: ¿Pero qué rayos haces?
Andrea: Intento capturar una reno hembra al estilo de pokémon
Tije: ¿Y pretendes hacerlo utilizando un juguete para niños?
Andrea: ¡Estoy hablando con un duende subido en un reno en miniatura... Creí que todo era posible! Además yo pensaba que era una pokéball
Tije: ¡Que tonta eres! ¡En cualquier caso, te has equivocado!
Andrea: Evidentemente, ya que sólo era un juguete...Voy a atraerla con comida
Tije: ¡Buena suerte!
Andrea: *Maldición, ¿dónde puedo ir?* Mira, hay algo...¡Oh! ¡Qué linda eres!
Acerqué mi mano a la reno para acariciarla y al ver que no huía de mi, fui corriendo al almacén y cogí un collar dorado. Parecía feliz por el collar así que era momento de pasar a la acción y someterla a la fuerza llevarla con Rudolf
Andrea: ¡Pués mira! ¡Ahora estás aún más bonita! ¡Ven conmigo, te voy a presentar a alguien! Rudolf está un poco más lejos...¡Oh, espera! ¡No puedo presentarte a Rudolf antes de haberte puesto nombre! ¿Cómo podría llamarte...? Ah ya sé, Dorada
Parecía gustarle su nombre y me siguió tan tranquilamente. Ahora entiendo por qué la gente dice que tengo un don para los animales.
Andrea: ¡Ven! ¡Voy a presentarte al reno de tu vida! ¡Mira Rudolf, te presento a Dorada!
Él miró en nuestra dirección y enseguida volvió a estar a tope!
Tije: ¡Oh Rudolph! Ha llegado al nivel algas!! ¡¡Tu nariz brilla de nuevo!! ¡Y que reno tan bonita te has buscado!
Andrea: ¡Ha venido sola! O sea, que no teníamos por qué comernos la cabeza...
Tije: ¡Es la magia de la Navidad, ja ja! ¡Gracias de todo corazón Andrea, si no hubiese sido por ti, las cosas no hubieran vuelto a la normalidad!
Andrea:¡Ha sido un placer! ¡Me he divertido mucho!
Tije: ¡Has hecho todo lo que has podido y no estabas obligada a ello! Gracias a ti, Doradita va a poder tirar del trineo. ¡Mis compañeros están preparando el viaje de Papá Noel, y he robado "tomado prestado" uno de los regalos del saco! ¡Es para darte las gracias!
Andrea:¿Has robado un regalo? Pero, ¿y el pobre niño al que se supone que está destinado?
Tije: Es uno de los regalos "extra" que Papá Noel siempre lleva consigo, en caso de problemas en el reparto. ¡Nunca se está a salvo de un error, y cuando se olvida un regalo, él pone uno de estos regalos en su lugar! Por eso, a veces no le trae a algún niño lo que ha pedido.
Andrea: Ahm, ya veo... ¡Pués muchas gracias!
Tije: En vez de agradecérmelo, ponte mi regalo! ¡Quiero ver si te queda bien!

Me puse el vestido que me regaló la pequeña duendecilla. Era un vestido largo muy elegante de color dorado.
Tije: Estás tan bonita como Doradita! ¡Vamos, te llevaré a tu casa! ¡Esta vez no sueltes mi mano!
Cogí la mano de Tije y después les dije adiós a la "parejita".
Tije: ¡Oh, espera! ¡Como le has ayudado, Rudolf quiere llevarte a casa! ¡Súbete en él y allá vamos!
Andrea: V-vale...
Fue muy divertido viajar sobre el lomo de Rudolf. Una vez en casa, por fin conseguí quitarme el anillo. ¡Se lo devlví a Tije y así terminó mi pequeña aventura.












Bueno, sé que es un poco tarde para subir el especial de navidad pero más vale tarde que nunca. Lo próximo que publicaré es el capítulo 2 porque sino a este paso no avanzaré nunca en la historia xD


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada